Pasar al contenido principal

Insights de Cathay

3 tendencias de consumo emergentes a tener en cuenta

La pandemia por el virus del coronavirus está cambiando mucho al mundo. Sin la capacidad de disfrutar del estilo de vida al que estaban acostumbrados, las personas se han visto obligadas a encontrar formas creativas de lidiar con la vida diaria.

De repente, un viaje al supermercado significaba tiempos de espera más largos y riesgo de exposición. Los horarios pasaron de estar completamente llenos a estar vacíos. Las familias comenzaron a pasar todo el tiempo juntas en casa. Los consumidores comenzaron a aprender cómo hacer tareas de bricolaje que de otra manera nunca hubieran hecho. Compraron más productos de salud y bienestar, continuando así con una tendencia ya creciente de los hábitos y comportamiento de compra en línea de los consumidores. También se volvieron más conscientes de lo que compraban, buscando ahorrar dinero y reducir el desperdicio. Así es como este cambio de mentalidad continúa dando forma a la economía y las preferencias de los consumidores: 

1. Los consumidores están adoptando comportamientos de bricolaje y anidación.

Con más tiempo que de costumbre en casa, los consumidores están adoptando un enfoque de bricolaje en todo, desde la educación en línea y la decoración del hogar hasta los jardines y los productos de bienestar caseros. Los consumidores pueden optar por tomar la ruta del bricolaje por muchas razones, que incluyen sentirse indecisos de ir a lugares públicos como tiendas y tener más tiempo libre debido a que muchos eventos en persona han sido cancelados.

Ahora que la casa sirve como oficina, escuela y vivienda, muchas personas están invirtiendo tiempo y dinero en optimizar sus espacios de vida. Gracias a esta tendencia de anidamiento, las tiendas de mejoras para el hogar tuvieron un excelente comienzo de 2020 en comparación con 2019, a pesar de que la economía en general se contrajo. Una plataforma de remodelación de viviendas, Houzz, informó un aumento del 58 % en los clientes potenciales de proyectos en junio, con una mayor cantidad de solicitudes para espacios al aire libre.

2. Los consumidores se sienten más cómodos con los canales digitales.

Las compras en línea y de conveniencia aumentaron a medida que las personas empezaron a pedir más comestibles, productos para el hogar y ropa en línea. A pesar de que los consumidores se volvieron más conscientes de sus gastos en productos diarios, todavía estaban dispuestos a pagar por la conveniencia y seguridad de los servicios de entrega y otras opciones de compra sin contacto.

Muchas de estas tendencias se mantendrán incluso después de que haya pasado la pandemia. Por ejemplo, según Mckinsey & Co., entre el 3 y 6 % de la nueva participación del mercado en línea de China es “rígida”, o es probable que no cambie, debido a las generaciones mayores que se vieron obligadas a sentirse más cómodas con los canales digitales. Y entre los nuevos usuarios de estos canales digitales en los EE. UU., el 75 % dijo que planea seguir usándolos incluso después de volver a la próxima “normalidad”.

Considere industrias como los servicios de entrega y el comercio electrónico. Aunque estas industrias se estaban volviendo populares antes de la pandemia, estos servicios han despegado a medida que los consumidores se trasladaron más a soluciones sin contacto. Muchos consumidores que comenzaron a recibir sus comestibles en casa durante este tiempo, por ejemplo, podrían tener menos probabilidades querer hacer compras de la forma convencional en persona en el futuro. Otro ejemplo son los servicios financieros, donde el uso de la banca móvil y en línea también ha aumentado debido al cambio a servicios digitales.

3. Las empresas están innovando para satisfacer demandas que cambian rápidamente.

En el estado actual de las cosas, las empresas existentes están pensando de forma tan creativa como las nuevas en respuesta a las necesidades de los consumidores. Por ejemplo, al inicio de la pandemia, muchos consumidores se apresuraron a comprar artículos de limpieza y sanitarios y, mientras tanto, no comían en restaurantes. En respuesta a los hábitos cambiantes, una destilería y restaurante de Seattle transformó sus instalaciones de destilería para producir desinfectante de manos de marca privada durante la pandemia para mantenerse a flote.

Pero otros pensadores creativos están resolviendo problemas que se ponen de manifiesto con el COVID-19. Un equipo, Medlynk, ganó un desafío COVID-19 patrocinado por el MIT al crear un modelo para rastrear la tasa de uso total y la entrega de suministros médicos a los hospitales más necesitados. Ideas ganadoras como esta, que son extremadamente relevantes y útiles ahora, pero que también tienen mercado en el futuro, le dan a la economía el impulso que necesita para recuperarse.

Ha llegado el momento de los emprendedores

Para los emprendedores, estos cambios en el comportamiento del cliente presentan una serie de oportunidades. No hay mejor caldo de cultivo para la innovación que en tiempos de incertidumbre económica cuando las empresas tienen que luchar para mostrar su valor intrínseco. Se ven obligados a pensar en soluciones creativas para viejos problemas y demostrar su capacidad de resiliencia, cualidades que el mundo empresarial pueden generar recompensas. Así como las computadoras digitales programables y el superpegamento fueron creados por necesidad durante la Segunda Guerra Mundial, la determinación del inventor y la capacidad creativa para resolver problemas es lo que hizo que los productos fueran tan exitosos.

A medida que los consumidores cambian la forma en que piensan y compran, los emprendedores tienen la oportunidad de conectarse con ellos. Crear un nuevo negocio consiste en hacer que el cliente se sienta cómodo y tenga la flexibilidad para responder a los cambios en el comportamiento y las necesidades del consumidor. ¿Cómo puede un producto o servicio ayudar a un consumidor aficionado al bricolaje? ¿Hay un aspecto de salud y bienestar que no se haya considerado?

Estas crecientes tendencias de los consumidores (una mentalidad de anidamiento y bricolaje, un mayor nivel de comodidad con las plataformas digitales y demandas cambiantes que requieren soluciones innovadoras) continuarán dando forma a la economía a medida que los consumidores gastan más en línea y se ajustan a nuestra nueva “normalidad”.

Este artículo no constituye un asesoramiento legal, contable ni profesional de otro tipo. Aunque la información contenida en el presente pretende se precisa, Cathay Bank no asume responsabilidad por pérdidas o daños y perjuicios ocasionados por confiar en dicha información.

Share This Article:

Share
Social share image